BIENVENIDOS

En esta página encontraran información sobre los pueblos y comunidades indígenas residentes en las ciudades, particularmente de los que viven en la Ciudad de México.

INTRODUCCIÓN

Los pueblos y comunidades indígenas son resultado de un proceso histórico, donde la conquista y la colonia jugaron un papel central para su construcción. El indígena o lo indígena se origina en el seno mismo de las relaciones que se establecieron entre conquistadores y conquistados, donde los primeros adjudicaron el término a los grupos humanos que habitaban los territorios descubiertos y luego sometidos bajo la justificación de darles el conocimiento de "Dios" y el camino a la civilización.

Los indígenas surgieron de una relación de poder asimétrica, donde la opresión, la discriminación y la sujeción han jugado un papel clave para el desarrollo de los pueblos y comunidades indígenas.

Los análisis y las discusiones sobre indígenas deben de tomar en cuenta las complejas relaciones históricas que les dieron origen, así como las relaciones existentes en las dinámicas del presente. Por lo anterior se presentan los siguientes apartados para tratar de acercarnos a la vida de los indígenas urbanos donde debemos de entender:

-los procesos de migración indígena a la ciudad, -los fenómenos de discriminación y marginalidad,

-el análisis de las políticas públicas en materia indígena,

-los procesos organizativos indígenas y,

-explorar a través de etnografías la vida cotidiana indígena en la ciudad.

LOS PROCESOS DE MIGRACIÓN INDÍGENA A LA CIUDAD: migración indígena a la ciudad de méxico

La década de los setenta marcó los inicios en el estudio de la migración indígena hacia los grandes centros urbanos en los países latinoamericanos y sobre todo, en el caso de México. Estos primeros trabajos estaban marcados por un sello marxista, el cual se situaba en las condiciones estructurales para explicar las causas de la migración. El sistema capitalista y sus propias contradicciones habían despojado de la tierra a los campesinos –actividad considerada como parte de la identidad étnica- lo que obligo a los indígenas a salir de sus comunidades, en las que se asentaron después de un largo proceso en el que la colonia jugó un papel central.

La aparición de los estudios de migración indígena en la antropología mexicana se da por el movimiento mismo de los indígenas a los centros urbanos. Siendo la etnicidad una de las principales temáticas en la que la disciplina se ha centrado desde que surgió a principios del siglo XX; la antropología mexicana ha sido la fuente del conocimiento de los grupos indígenas y la búsqueda del sujeto de estudio ha llevado a las antropólogas y antropólogos a caminar por los mismos senderos en que se mueven los indígenas, aunque estos lleven a destinos muy lejanos. La vinculación de los indígenas con la vida rural ha cambiado mucho a partir de la migración, no sólo a los grandes centros urbanos dentro del país, sino también hacia los Estados Unidos y Canadá.

Yuri Escalante, intenta mostrar en su tesis de maestría como se "da por sentado que los espacios urbanos no son un lugar que pertenezcan a los pueblos indígenas" lo que "contribuye a que los indígenas sean excluidos y negados como miembros de las ciudades" Ante este panorama y más allá de ver a los indígenas como grupos que sólo intentan dos caminos; el de la asimilación a la vida urbana, o el de un ser que nunca se logrará adaptar siendo siempre un migrante, el trabajo actual en los estudios de migración pretende darle voz a un colectivo que forma parte de la ciudad y que se manifiesta ante los embates del poder del Estado desde una identidad que muchas veces se funde en otro tipo de identidades como la de trabajador de una fabrica, como un colono, como comerciante, o como mujer y, hoy cada vez más frecuente, como indígena urbano.

El cambio en la terminología de "migrante" al de "indígena urbano" es importante e interesante para entender las condiciones de los indígenas en la ciudad que regularmente se dan en un ambiente de desigualdad social que se manifiesta en los espacios en que se asientan los indígenas dentro de la geografía urbana y en una posición siempre desventajosa que se le da al migrante, mucho más se manifiesta rasgos de identidad étnica.

De manera paulatina la anteposición de la identidad étnica frente a otras identidades ha cambiado paulatinamente mucho en las ciudades a partir de las "políticas de identidad" o de "reconocimiento". Dichas políticas tienen en México una larga trayectoria en la historia nacional; desde la asimilación, pasando por la integración, hasta el reconocimiento de la pluralidad. Sin embargo, dichas políticas han encontrado todo el tiempo una constante respuesta desde la diversidad, ya sea como resistencia, sublevación, o llegando incluso, a la confrontación con el Estado. Por lo anterior, resulta interesante entender las propuestas políticas del Estado y las respuestas propias de los migrantes, para entender la vida indígena en los contextos urbanos y ver si cambía o no la imagen o representación de lo indígena.

La migración indígena en el mundo actual nos replantea a los investigadores, a los indígenas mismos y a la sociedad en general, nuevas construcciones identitarias que hoy, se mueven con mayor complejidad y que, muchas veces resulta difícil aprehender.

EL ANÁLISIS DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS EN MATERIA INDÍGENA

Para entender las políticas públicas se hace necesario ubicar varias corrientes que teórico-políticas que han discutido y propuesto acciones que desde la asimilación, la integración y el reconocimiento de los indígenas han contribuido a que se encaminen distintos tipos de políticas en materia indígena. En este apartado analizaré qué son los indigenismos; las críticas que pueden hacerse a estos enfoques desde el punto de vista teórico y sus consecuencias sobre la diversidad cultural.

Cuando hablamos de indigenismo se hace necesario tocar tres aspectos que se interrelacionan y que forman parte de esta propuesta teórico-política. Por una parte, tenemos el surgimiento y desarrollo del capitalismo, en segundo lugar podemos ubicar el desarrollo del pensamiento antropológico y en tercer lugar el nacimiento de los estado-nacionales.

En el caso del capitalismo los primeros indigenismos surgen como teorías para encontrar la forma de expandir el dominio de dicho sistema sobre otros sistemas sociales ya sea sustituyendo, en el mejor de los casos, o llegando al exterminio de la diversidad.

Para completar la justificación de cada una de las acciones de la empresa capitalista nace en Occidente una disciplina social –la antropología- cuyo principal objetivo es construir en un primer momento, un modelo que sirva para explicar la historia de cada uno de los pueblos –occidentales y no occidentales- encasillándolos, cada uno, en un esquema evolutivo que permitía a los primeros encontrarse en ventaja y como ejemplo a seguir frente a los segundos. El evolucionismo como la primera gran teoría antropológica sirve al sistema capitalista como argumento principal de su expansión.

Ya en los territorios de los pueblos no occidentales la preocupación se torna hacia cuál puede ser la mejor manera de dominar los diversos sistemas sociales con los que se encontraron los nuevos colonizadores; es así como inicia la construcción de dos nuevas teorías con el objetivo de encontrar la mejor forma de dominar sus recursos, territorios, materias primas y fuerza de trabajo para la acumulación per se que caracteriza al sistema capitalista. El funcionalismo en Inglaterra y el relativismo cultural en Norteamérica abren el camino para que el sistema colonial se consolidase alrededor del mundo. El funcionalismo tiene como tarea principal conocer el funcionamiento de cada una de las instituciones de los pueblos colonizados con el fin de utilizar el mejor camino para el control de sus recursos naturales y humanos. El relativismo cultural con argumentos poco sólidos sobre el respeto a la diversidad pronostica un proceso de aculturación inevitable.

La independencia de las colonias y la aparición de los estados-nacionales es un tercer aspecto que marca el surgimiento del indigenismo. En el caso de México, los intentos del capitalismo por unificar en un sólo sistema a la diversidad, ya sea segregando, incorporando o integrándola según la propuesta que cada etapa histórica correspondió: colonia, independencia, periodo postrevolucionario; desencadenaron en una serie de políticas cuya único objetivo ha sido quitar de en medio aquellos grupos que son considerados como el agente principal que bloquea el desarrollo de un sistema que es considerado el punto último de progreso y el único viable.

Es importante resaltar que la existencia de la diversidad ha sido vista siempre de manera negativa, es decir, como freno del desarrollo del sistema capitalista por lo que éste ha requerido de la construcción de universidades y la preparación de intelectuales cuyo principal objetivo ha sido construir mecanismos para liquidar la diferencia cultural. En este contexto aparece el indigenismo como una omogeneid teórica y práctica de omogene estatal, que intenta mediar dos visiones teóricas –evolucionismo y relativismo cultural- .Sintetizando los principios del indigenismo tenemos que:

    1. Separa lo social de lo cultural, es decir existe una particularidad de los elementos omogeneid.
    2. Cada cultura merece respeto, pero siempre y cuando no entre en contradicción con la cultura nacional.
    3. La noción de progreso está vigente en esta visión, por lo que proponen la aculturación como parte del proceso de los grupos indígenas para integrarse a la nación.
    4. Del anterior punto se desprende el principio de justicia, que tiene en su centro liquidar la diversidad a partir de la integración de la diversidad en un modelo de homogeneidad nacional.

La década de los sesenta es una época de rupturas y es en este contexto nace la crítica al indigenismo bajo el cobijo de una corriente teórica denominada antropología crítica o como vimos en clase etnicismo que se convierte en su forma práctica en lo que se conoce como etnopupulismo. Esta corriente reivindica al indio vivo, exaltando el valor de lo étnico y negando lo nacional. Cabe resaltar que el etnicismo basa sus supuestos en un esencialismo de las culturas indígenas ligado con una idea conservacionista en donde lo étnico representa la tradición, sonando mucho a relativistas culturales. Proponen una "vía indígena" , el problema es que ven en lo indígena sólo armonía y en el sistema capitalista sólo lo negativo.

Otra crítica al indigenismo ha sido la propuesta marxista que deviene, hoy día, en la propuesta étnico-nacional que se basa en una idea mas constructivista, entendiendo por esto último una visión histórica; tras de esta visión el mundo indígena es una creación de occidente. La propuesta principal radica en que se acepta la existencia de la nación, pero construyéndola a partir de la diversidad étnica, es decir construir una sociedad pluricultural donde se anule toda forma de explotación tomando como base el proceso histórico mismo que nos muestra un mundo con sociedades capitalistas y otro tipo de sistemas socioeconómicos. El problema aquí, es construir mecanismos eficaces para la convivencia de estos diversos sistemas socio-culturales.

La política indigenista no resolvió nunca el problema de la diversidad, pues parte de ésta como un valor negativo que obstruye el progreso de la nación y los mecanismos que construyó fueron destruyendo de manera sistemática los sistemas socioculturales indígenas. El indigenismo no propone ninguna alternativa para que la diversidad conviva en una mundo que ha sido marcado en su historia por una situación de dominación de unos pueblos sobre otros.

NUEVAS PROPUESTAS PARA LA RESOLUCIÓN DE LA DIVERSIDAD:

La autonomía es una solución política a los problemas de conlleva la convivencia de la diversidad que, sin embargo requiere de cambios profundos en la sociedad contemporánea. La política autonómica parte de que la diversidad es una condición inherente a las sociedades humanas, ve a la diversidad como un valor positivo, por lo que no le interesa ni el exterminio, ni la integración, ni la asimilación de la identidad dentro de un solo colectivo homogéneo; busca crear fórmulas que se adecuen a una nueva estructura nacional heterogénea.

La autonomía es una respuesta a varias corrientes que consideran la diversidad como un problema que hay que aniquilar; por un lado contesta al liberalismo duro o no pluralista, por otro, al particularismo irreductible de las culturas; ambas posturas portadoras y fomentadoras de políticas que han acentuado los conflictos entre los diferentes grupos étnicos.

La autonomía es un paso más seguro que el indigenismo y el etnicismo, al contemplar dos políticas que se interrelacionan: la redistribución y el reconocimiento. Sin embargo, la autonomía a diferencia del indigenismo pondera el aspecto político del reconocimiento, antes que la redistribución, pues argumenta que la única vía es la política, por eso plantea el pacto político autonómico como una precondición.

La propuesta autonómica asume cuatro presupuestos básicos con el fin de acabar con los prejuicios que envuelven la diversidad en el caso de los pueblos indios.

    1. Dejar de ver la identidad como un problema, sino ver el problema en la organización nacional actual.
    2. Ver a los pueblos indígenas no como reminiscencias del pasado, sino como pueblos contemporáneos con historia y tradiciones, pero como sujetos de cambio, es decir, pueblos dinámicos.
    3. Dejar de ver en las políticas indigenistas la solución al llamado "problema indígena".
    4. Abrir espacio real a la alternancia alcanzando un orden político que no sea excluyente para que los pueblos indígenas dejen de ser "minorías políticas permanentes"

Para evitar los peligros que temen los opositores –argumentando que, tal proyecto viola los derechos o garantías individuales- ante la propuesta autonómica cuyo principal fin es terminar con la desigualdad tanto en su dimensión socioeconómica, como sociocultural el proyecto autonómico se fundamenta en cuatro principios:

  1. La unidad de la nación: El proyecto contempla ante todo mantener la unidad básica del Estado-nación. Sin embargo, bajo la condición de la transformación de la misma, con el objeto de cambiar las relaciones democráticas, la descentralización, la tolerancia entre culturas, entre otras. Es importante precisar que quien se opone utilizando la acusación que la autonomía es una propuesta "separatista", cuando tras del argumento existe la defensa de intereses creados. La unidad nacional al a que llaman los defensores de la autonomía contiene un proclamo a un "gran pacto social", el cual no tiene que ver con la ficticia "posición originaria" ni con "el velo de la ignorancia" propuestas por J: Rawls (1979) sino que supone un pacto real con personas de carne y hueso. El arreglo al que pretende llegar la autonomía debe ser totalmente aceptando por las partes cubriendo mínimamente los derechos y libertades que demandan los grupos involucrados.
  2. Igualdad de trato. Este principio tiene como fin terminar con la discriminación, la violación de garantías individuales y de los derechos humanos. La autonomía parte de garantizar "la plataforma básica de derechos y deberes, presentada para todos los ciudadanos de la nación", pero sin discriminar a nadie. Este principio no niega entonces, los derechos individuales, ni los universales, más bien, da cabida para que las culturas que consideren los derechos colectivos como un fin valioso en si mismo puedan ejercerlos como parte integrante de sus propios derechos individuales. Dentro de este principio está también la igualdad de trato entre los ciudadanos que estén bajo un régimen autonómico.
  3. Igualdad entre sí de los grupos socioculturales que convivan en el territorio autónomo. Este principio contempla las relaciones históricas desiguales que se han dado entre los grupos étnicos y los mestizos, sino también en las desigualdades y discriminaciones estableciendo mecanismos reales de representación y la verdadera alternancia en el poder.
  4. Solidaridad. El principio responde a la financiación del proyecto el cual contempla disposición de los segmentos favorecidos para comprometerse para brindar apoyos a los grupos más desfavorecidos. La idea central en este principio es terminar con los rezagos de todo tipo y, específicamente, lograr una nivelación de las condiciones culturales y materiales de vida. Aunque estos mecanismos de nivelación puedan variar según el grado de autonomía sirven para definir el sistema de financiación descentralizando los procedimientos distributivos y los mecanismos de nivelación. Dependiendo del grado de autonomía podrían hasta requerirse la creación de fondos especiales a nivel federal.

Las partes fundamentales de la autonomía descansan sobre un elemento central, el del empoderamiento de los sujetos organizados en colectividades, en primera instancia adquiriendo los derechos mínimos que les permitan participar del pode con el fin de adquirir la llamada "ciudadanía multicultural".

El empoderamiento de un colectivo debe de especificarse constitucionalmente reconociendo y acrecentando derechos. Para que se lleve a cabo el empoderamiento de las colectividades se requiere, por lo menos, de los siguientes elementos:

1)Reconocimiento de las identidades de los grupos. En este punto los derechos individuales y colectivos deber reforzarse mutuamente.

2)Autoridades propias elegidas libremente por las mismas colectividades: "autogobierno" normado claramente en el marco de la juridicidad común.

3)Ámbito territorial propio: la autonomía implica derechos sociopolíticos, instituciones, etc. que requieren de un espacio para realizarse.

4)Capacidad y competencia para preservar o cambiar sus complejos socioculturales. Aquí hay que recordar que los pueblos deben ser considerados como entes dinámicos.

5)La autonomía no significa aislamiento, los entes autónomos deber tener la oportunidad de participar en las decisiones a nivel nacional y local. La condición étnica no debe ser un obstáculo para participar en todas las instancias de representación.

6)Manejo de recursos propios y acceso a fondos nacionales con la idea que puedan desarrollar todo lo anterior.

En síntesis la autonomía reafirma la pertenencia al Estado-nación junto con el reconocimiento de derechos colectivos e individuales mutuamente complementados; busca ante todo la transformación del sistema sociopolítico con el fin de crear una verdadera igualdad entre todos los que componen la nación...a pesar de las diferencias. La autonomía se plantea como parte de la estructura del Estado con el fin de romper con el centralismo y la desigualdad social.

Datos muy interesantes sobre las reformas constitucionales las podemos encontrar en: http://repsitories.cdlib.org/usmex/prajm/hernandez_ortiz donde encontraran el siguiente artículo:

Diferentes pero Iguales: los Pueblos Indígenas en México y el Acceso a la Justicia

by

Rosalva Aída Hernández

CIESAS

mailto:Aidaher63@hotmail.com

and

Héctor Ortiz Elizondo

UAM-I

mailto:hortize@terra.com.mx

USMEX 2003-04 Working Paper Series

Originally presented at the conference on "Reforming the Administration of Justice in Mexico" at the Center for U.S.-Mexican Studies, May 15-17, 2003.

ABSTRACT: En este artículo discutiremos algunos retos para la construcción de un Estado multicultural en México y los avances alcanzados hasta la fecha en cuanto a las reformas del aparato legal que son necesarias para el pleno reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas. En una primera parte presentaremos el panorama general de pluralismo jurídico existente desde la época colonial y reconocido en 1992 por la Constitución mexicana (en el párrafo primero del artículo 4º constitucional). Después analizaremos las renuencias de los poderes legislativo y judicial a reconocer la diversidad cultural e incorporarla a las concepciones y prácticas del derecho. Posteriormente abordaremos un estudio de caso, para mostrar la manera en que los indígenas del estado de Guerrero, han desarrollado sus propias estrategias para resistir y negociar el derecho del Estado mediante sus prácticas locales de impartición de justicia. Finalizaremos nuestra exposición con algunas reflexiones en torno al vínculo entre justicia y ciudadanía cultural analizando la forma en que las mujeres indígenas han respondido a las críticas a la política de reconocimiento cultural y participan en la construcción de una ciudadanía cultural no esencialista y abierta al cambio y la renovación.

LOS PROCESOS ORGANIZATIVOS INDÍGENAS

DIRECTORIO DE ORGANIZACIONES INDÍGENAS: http://www.laneta.pc.org/dirnac/mex.html

MAESTRÍA EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL-CIESAS

ASESORA DE TESIS: Dra. Rosalva Aida Hernández Castillo

COMENTARISTA: Mtra. Morna Macleod

ALUMANA: Jahel López Guerrero

PROYECTO DE TESIS

RESUMEN

En este proyecto me propongo explorar la manera en que los procesos organizativos de migrantes indígenas en la ciudad de México han impactado sus identidades étnicas y genéricas influyendo o no en la re-organización de los roles de género. Lo que permitirá entender cómo y hasta dónde las relaciones estructurales han limitado o permitido nuevas relaciones interculturales y genéricas. Los nuevos espacios organizativos de los migrantes indígenas surgidos a partir de las nuevas políticas de reconocimiento cultural impulsadas por el gobierno de la Ciudad de México, han hecho visible la existencia de indígenas urbanos, y han sido el catalizador de nuevas demandas políticas y culturales. Al mismo tiempo, han planteado a los indígenas nuevos retos para acoplar estilos de vida 'tradicionales' y 'modernos' en el camino de su lucha por el reconocimiento de su cultura dentro de estructuras sociales, culturales, politicas y económicas. Retos que se ven reflejados en la forma en que se vive el ser mujer u hombre.

TEMA:

LA REPERCUSIÓN DE LAS ORGANIZACIONES INDÍGENAS EN LA CONFORMACIÓN DE LAS RELACIONES DE GÉNERO EN UN CONTEXTO URBANO.

a) Planteamiento del problema:

En este proyecto me propongo explorar la manera en que los procesos organizativos de migrantes indígenas en la ciudad de México han impactado sus identidades étnicas y genéricas influyendo o no en la re-organización de los roles de género. Lo que permitirá entender cómo y hasta dónde las relaciones estructurales han limitado o permitido nuevas relaciones interculturales y genéricas. Los nuevos espacios organizativos de los migrantes indígenas surgidos a partir de las nuevas políticas de reconocimiento cultural impulsadas por el gobierno de la Ciudad de México, han hecho visible la existencia de indígenas urbanos, y han sido el catalizador de nuevas demandas políticas y culturales. Al mismo tiempo, han planteado a los indígenas nuevos retos para acoplar estilos de vida 'tradicionales' y 'modernos' en el camino de su lucha por el reconocimiento de su cultura dentro de estructuras sociales, culturales, políticas y económicas. Retos que se ven reflejados en la forma en que se vive el ser mujer u hombre.

Las "políticas de identidad" o de "reconocimiento" tienen en México una larga trayectoria en la historia nacional; desde la asimilación, pasando por la integración, hasta el reconocimiento de la pluralidad. Sin embargo, dichas políticas han encontrado todo el tiempo una constante respuesta desde la diversidad, ya sea como resistencia, sublevación, o llegando incluso, a la confrontación con el Estado. Todas estas respuestas han sido englobadas desde el estudio de los movimientos sociales, como movimiento indígena, el cual contiene las demandas de los grupos étnicos, entendidos éstos como minorías políticas quienes establecen una relación frente al Estado a partir de su diferencia cultural.

A pesar de las muchas etapas por las que ha pasado el movimiento indígena, toca al presente proyecto intentar entenderlo en el marco de las políticas de reconocimiento desarrolladas durante las últimas dos décadas del siglo XX, conocidas como políticas multiculturales y/o de plurietnicidad, las cuales intentan trascender las propuestas anteriores de asimilación e integración. La forma que ha tomado el movimiento indígena en esta etapa resulta de mucha relevancia para la investigación social, sobre todo si tomamos en cuenta los espacios en que se ha ido desarrollando, que no sólo obedecen a los espacios rurales. La vinculación de los indígenas con la vida rural ha cambiado mucho a partir de la migración, no sólo a los grandes centros urbanos dentro del país, sino también hacia los Estados Unidos y Canadá.

La investigación propuesta aquí está interesada por entender los procesos organizativos de los indígenas en la ciudad de México, pero haciendo un cruce entre la identidad étnica y la de género; dos ejes centrales en la conformación de la identidad. La propuesta de este proyecto de investigación es comprender los alcances de la movilización social de los indígenas en dos direcciones, por un lado hacia la modificación de la estructura del Estado, y por otra hacia la estructura del espacio cotidiano en el que las relaciones entre mujeres y hombres se materializan.

El interés por analizar esta problemática en una organización indígena radica en que a partir de 1994 con el levantamiento zapatista la problemática y el protagonismo de las mujeres indígenas se visibilizó –de manera muy evidente- en el discurso del movimiento indígena haciendo publica la Ley Revolucionaria de Mujeres, acontecimiento que despertó un gran interés de la academia por comprender las repercusiones de esta nueva visibilización femenina en el discurso de la identidad étnica. Lo que trajo nuevamente al debate el papel del género en la movilización social.

A diez años de la aparición en la arena política del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y de dicha Ley, estoy interesada en observar hasta dónde la etnicidad y el género se han tocado en el discurso de las organizaciones indígenas, y al mismo tiempo, cómo este discurso se ha introyectado en las relaciones cotidianas entre mujeres y hombres.

Para analizar este fenómeno he decidido hacerlo en el contexto urbano desde un proyecto surgido en función de las actuales políticas de reconocimiento del gobierno de la ciudad de México que, a su vez, se conjuntan con la preocupación de indígenas urbanos por encontrar y fortalecer vínculos entre los distintos grupos étnicos de la ciudad formando, al mismo tiempo, frentes políticos-sociales-culturales con sus comunidades de origen.

Las organizaciones o "acciones colectivas" de los grupos indígenas en la ciudad son el punto de partida para analizar dos ejes que desde la antropología me interesan para entender los procesos de identidad étnica y genérica. Pareciera ser que en el mundo contemporáneo y con todo el fenómeno de globalización el acercamiento a los grupos indígenas se hace cada vez más difícil si pensamos bajo los antiguos marcos que concebían la organización social de los indígenas dentro de comunidades uniformes, homogéneas y territoriales. Hoy, la idea de "comunidad indígena" no parece tan clara y limitada como se concebía en el pasado. Lo que se presenta a los investigadores como "realidad indígena" traspasa los límites de la comunidad y esto, metodológicamente resulta difícil de aprehender porque actualmente los indígenas se mueven en diferentes espacios y tiempos, bajo contextos históricos diversos.
Por todo lo anterior, una vía para acercarse a las sociedades indígenas contemporáneas es a través de las organizaciones, las cuales nos sirven como punto de anclaje para definir la identidad de estos grupos, insistiendo en lo compleja que puede ser esta tarea por las circunstancias del mundo actual. En este acercamiento a través de procesos organizativos es importante tomar en cuanta varios elementos como son: la "autoidentificación indígena" en el marco de la conformación de organizaciones indígenas; los mecanismos o estrategias que se llevan a cabo para construir una identidad que se reformula constantemente a partir de elementos propuestos desde fuera que son resignificados desde dentro de los grupos autodefinidos como indígenas y, las aportaciones al exterior a partir de nuevos significados reivindicando y debatiendo con los grupos de poder y bajo sus términos la identidad.
La importancia del análisis de las organizaciones como vía metodológica para acercarse a la identidad indígena hace necesario analizar las condiciones en las que estas organizaciones se están conformando.

Las organizaciones indígenas en la ciudad contienen dos tipos de demandas:

1)Las que tienen un enfoque de derechos sociales y de pueblos; es decir que buscan consolidar la vida comunitaria en la ciudad; buscan concientizar al resto de la población para que se den relaciones de interculturalidad y; el reconocimiento de los gobiernos federal y local de las comunidades de migrantes indígenas para el establecimiento de políticas públicas.

2)Las que tienen un enfoque de derechos ciudadanos que, ligadas a las primeras buscan terminar con la discriminación y la marginalidad, condiciones que viven cotidianamente los indígenas en la ciudad por su condición étnica y de pobreza. En este tipo de demandas ubico aquellas que tienen que ver con la vida misma de la ciudad donde se busca una mejor calidad de vida: en la vivienda y el equipamiento urbano, la educación, el trabajo.

A partir de lo anterior y de un breve trabajo de campo exploratorio un lugar de encuentro interesante para entender los procesos que quiero analizar es la Asamblea de Migrantes Indígenas de la Ciudad de México que coordina el trabajo de distintas comunidades de migrantes que se organizan en torno al reconocimiento de la diversidad en la ciudad y, al mismo tiempo, sobre demandas propias de la vida urbana. La idea es localizar a las organizaciones que participan en este espacio, explorar cuáles son las demandas que les dan origen y la manera en que confluyen en la Asamblea; ubicar los espacios (tanto geográficos como políticos) en que trabajan y a partir de todo lo anterior indagar en los discursos, en las acciones y las actitudes las maneras en que las mujeres y hombres se interrelacionan o se posicionan al ser parte de una organización y de una identidad étnica.

  1. Justificación:
  2. El planteamiento del problema se ubica en el estudio de la acción colectiva, pero atravesado éste por una serie de procesos que apuntan a ampliar el conocimiento de los movimientos sociales en el contexto de la ciudad; entre colectivos que se autodefinen como indígenas y en la conformación de las relaciones de género en el espacio cotidiano.

    La acción colectiva dentro de las ciudades se ha estudiado a través de dos grandes sujetos de estudio: los obreros (en un sentido muy amplio) y los grupos urbano populares; ambos como parte de un mismo proceso.

    En un intento por "cronologizar" la manera en que se fue dando el desarrollo de la investigación sobre los movimientos sociales en la ciudad, diría que éste obedeció al paradigma marxista, cuya preocupación consistió en voltear la mirada hacia la organización de los obreros intentando encontrar los mecanismo que permitirían al proletariado tomar los medios de producción y llegar a la tan anunciada predicción hecha por Marx que daría lugar al siguiente eslabón evolutivo. La pregunta sobre cómo el proletariado haría el giro hacia el socialismo ha estado presente dentro de los análisis de la acción colectiva, pero mientras esta gran revolución llegaba, poco a poco, la investigación fue girando hacia la vida de los obreros fuera de sus centros laborales y los estudios comenzaron a preocuparse en conocer cómo los trabajadores enfrentaban en la vida cotidiana los embates de un sistema económico que los oprimía.

    El conocimiento de la vida cotidiana de los trabajadores de las ciudades llevo a los investigadores sociales a "descubrir" que sus necesidades básicas no eran cubiertas del todo y que junto a los obreros, existía todo un colectivo que conformaba la población de la ciudad, a lo que Marx había denominado "ejército de reserva" y que con el avance de la investigación de estos grupos se fue convirtiendo en un sujeto de análisis conocido en la literatura de hoy como grupos urbano populares que a la par de campesinos y obreros, conformaban colectivos organizados (que en muchas ocasiones contenían a los primeros) marginalizados del sistema y que perseguían objetivos económicos, más allá que revolucionarios, pero con gran importancia por su constante aparición en la arena de negociación política.

    En América Latina los movimientos sociales han sido analizados intentando entender los contextos histórico-estructurales, el desfase socio-económico y los procesos identitarios específicos dados por las condiciones de colonización en la región. Es decir, los movimientos sociales analizados en la región no obedecen solamente a ciertas categorías sociológicas, como ha sido analizada desde la teoría marxista, donde los adversarios eran solamente los dueños de los medios de producción y los dueños de su fuerza de trabajo. Más allá de este análisis encontramos una serie de fenómenos que es difícil estudiar desde este marco teórico, pues no sólo se reducen a una relación puramente económica. Este es el caso de una serie de luchas sociales que no se enmarcan dentro del tipo de movimiento obrero o movimiento urbano popular, y que Melucci –entre otros- denominó "nuevos movimientos sociales", cuyas demandas no se enmarcaban solamente sobre una autoidentificación histórica basada en las relaciones económicas (estructurales), sino en autoidentificaciones también históricas, pero basadas en relaciones de poder y culturales, es decir, sobre otros niveles de la estructura social (superestructurales).

    Preguntándonos qué pasa con estos "nuevos movimientos sociales" que se manifiestan constantemente en la ciudades latinoamericanas, pero que no persiguen solamente luchas laborales y tampoco únicamente vindicaciones económico-urbanas, el trabajo pretende dar cuenta sobre estos procesos organizativos que más que defender una demanda tan tangible, protegen una lucha tan inaprensible como es la identidad.

    Además de ubicar nuevos actores sociales colectivos en la ciudad, el trabajo pretende ampliar las implicaciones de la participación en la movilización social no sólo como una oposición de los agentes sociales a una única estructura que los oprime, sino que intenta demostrar que en la lucha por cambiar un sistema homogeneizante la movilización trastoca otras estructuras, como es el caso de las relaciones en la estructura de género. En este último sentido, la investigación se ubica dentro de un debate fundamental en el estudio de los movimientos sociales y tiene que ver con la preocupación por entender los alcances de la acción colectiva y la repercusión del género en estos procesos.

    El trabajo que se ha realizado para explicar hasta dónde son transformadas las relaciones de género, a partir de la participación de las mujeres en las protestas colectivas de distinta índole es de suma importancia para este trabajo.

    Lynn Stephen nos sintetiza de manera muy clara las principales posturas en las que se ha movido este debate, según esta autora la teoría sobre la participación de las mujeres en la acción colectiva está marcada por una serie de dicotomías que ocultan entre líneas una manera de ver y entender el mundo desde un punto de vista único y universal. Lo que quiere decir es que detrás de estos análisis subyace la idea de que el ámbito privado es un espacio "casi natural" de lo femenino y el ámbito público le corresponde lo masculino. Bajo esta premisa que ha tenido gran acogida dentro de las ciencias sociales, llegando incluso a nivel de las políticas públicas, los estudios que se han hecho nos han llevado a otras muchas conjeturas acerca de la participación de la mujer en la vida política y económica; proponiendo la universalización de la opresión de la mujer donde la esfera privada está siempre subordinada a la pública. El problema de esta postura es que deja de lado la intersección que el género tiene con la clase, la raza y la etnicidad y unifica la experiencia de las mujeres. La esencialización y biologización de las características que distinguen a los sexos está implícita en este debate.

    Un avance significativo se dio cuando se comenzó a hablar de que las diferencias sexuales, así como, las inequidades sociales son construidas culturalmente, es decir que, las diferencias no se manifiestan de la misma manera en todo lugar y tiempo. La contextualización histórica y geográfica debe ser tomada en cuenta para analizar las inequidades sociales y constituye uno de los aportes más importantes de esta propuesta. Sin embargo, a pesar de este gran adelanto los estudios de la participación de las mujeres en la acción colectiva ha estado permeada por estas dos afirmaciones: por un lado, la esfera privada pertenece a lo femenino y lo público a lo masculino; por otra parte, la subordinación de la mujer es una experiencia universal.

    De tal manera que, se asume que las mujeres sólo participan en acciones colectivas que reivindican espacios que tienen que ver solamente con su condición de género y como parte de sus actividades en el ámbito doméstico.

    Si bien, se deben tomar en cuenta los aportes sobre estudios de caso tratando de demostrar todas las premisas mencionadas, el trabajo aquí propuesto intenta ir más allá, tratando de entender cómo la participación en la acción colectiva –no sólo de las mujeres- intenta trastocar una estructura social y política, y al mismo tiempo, como en un efecto de bolas de billar estas luchas tocan otros espacios de la vida social que, si bien, en un primer momento no son cuestionados y, muchas veces ni siquiera consientes, tienden a modificarse y a ampliar las agendas de los movimientos sociales, en este caso del movimiento indígena.

    Además la propuesta de investigación aquí hecha lleva a replantear el análisis de los movimientos indígenas, ampliándolo a un espacio no analizado convencionalmente, pues este proceso social ha sido estudiado desde la óptica de que los indígenas están siempre vinculados a un espacio rural y que sus demandas tienen que ver con una vida campesina. Un ejemplo de esta concepción es la descripción del tipo de demandas que persigue el movimiento indígena, en el caso de la lucha por la tierra se toma como un elemento central de las demandas y de las más importantes para las movilizaciones indígenas, ya que ‘la tierra’ contiene un significado especial para dichas comunidades, que "es en esencia el de recuperar un espacio vital al que está indisolublemente ligada la reproducción de su cultura, como única forma de seguir desarrollando los elementos que conforman su especificidad."

    La investigación pretende analizar las demandas del movimiento indígena en las condiciones propiciadas por la vida urbana, pues este movimiento ha sido caracterizado principalmente por contener la lucha y las acciones de las organizaciones de los diferentes grupos étnicos dispersos en el territorio mexicano y más ampliamente latinoamericano, pero en los contextos rurales.

    Yuri Escalante, intenta mostrar en su tesis de maestría como se "da por sentado que los espacios urbanos no son un lugar que pertenezcan a los pueblos indígenas" lo que "contribuye a que los indígenas sean excluidos y negados como miembros de las ciudades" Ante este panorama y más allá de ver a los indígenas como grupos que sólo intentan dos caminos; el de la asimilación a la vida urbana, o el de un ser que nunca se logrará adaptar siendo siempre un migrante. El trabajo pretende darle voz a un colectivo que forma parte de la ciudad y que se manifiesta ante los embates del poder del Estado desde una identidad que muchas veces se pierde en otro tipo de identidades como la de trabajador de una fabrica, como un colono, como mujeres y, hoy cada vez más frecuente, como indígena urbano.

    La migración indígena se ha estudiado desde dos ángulos, por un lado desde el análisis de las condiciones con que se enfrentan los indígenas en la ciudad y por otros desde el impacto de la migración en las comunidades de origen. En este sentido las aportaciones de los estudios de migración permiten explorar cómo los migrantes a través de formas organizativas han reproducido y mantenido lazos que los vinculan entre sí en los lugares a los que llegan y con sus lugares de origen.

    Los primeros estudios sobre migración pueden ubicarse en la década de los cuarenta, pero es hasta los setenta bajo los primeros indicios de la perspectiva de género que se comenzaron a analizar los movimientos migratorios de las mujeres. "La perspectiva de género permitió tener una nueva mirada para explicar e interpretar los movimientos migratorios, tanto de hombres como de mujeres [y| permitió tomar en consideración los procesos socioculturales que inciden en las migraciones [...|"

    En mi opinión los estudios de migración con perspectiva de género revelaron en el análisis la necesidad de comprender los procesos de continuidad y cambio en el ámbito del espacio familiar y social, "[...|la migración abre un campo de conflicto que pone en tensión las normas, creencia, lealtades y representaciones de lo que cada grupo o colectividad considera como el comportamiento adecuado para cada uno de sus miembros de acuerdo con su sexo y edad."

    Frente a estos debates la propuesta de investigación explorará las continuidades y las rupturas que el contexto urbano propicia a los migrantes indígenas haciendo una revisión de la manera en que se viven los roles de género a partir de la participación en procesos que reivindican su identidad étnica.

  3. Breve desarrollo del problema y ejes temáticos:

La acción colectiva (collective behavior) ha sido estudiada desde la psicología, la ciencia política, la sociología y la antropología como un espectro en el que podemos encontrar diferentes niveles que van desde los grupos de presión hasta los movimientos revolucionarios; clasificándolos dentro de dicho espectro según los objetivos que persiguen y la estructura organizativa que contenga la acción colectiva. Además, el análisis de estos procesos ha puesto en el escenario social dos sujetos en constante oposición: el Estado y la sociedad civil, con el fin de indagar qué factores están en juego en la movilización social, por qué se da y los alcances que puede llegar a tener.

El interés por conocer la repercusión de una organización colectiva en la conformación de relaciones de género se ubica en esta última preocupación; partiendo de que una organización indígena se conforma para reivindicar una identidad histórica particular (entendida ésta como diferencia) frente a un Estado homogenizador, la investigación apunta a explorar sí en esta "lucha" las relaciones entre los géneros ha tendido a modificarse, transformarse o reestructurarse. Pensando que el objetivo de estas organizaciones es cambiar la estructura del estado-nacional para que su diferencia sea respetada dentro del marco jurídico-legal, la pregunta consiste en saber si esta experiencia está tocando en algún sentido la o las maneras en que mujeres y hombres se están relacionando.

Lo que está detrás de los estudios de los movimientos sociales –y de muchos temas de investigación social- es la inquietud planteada desde los principios de la teoría social (Durkheim, Weber, Marx) por entender las estructuras sociales y el papel que juega el individuo dentro de ellas. De esta manera, los movimientos sociales son explicados como un mecanismo del sistema para reestructurarse o como un espacio ideal en el que los sujetos se mueven para modificar y/o transformar el sistema. El presente planteamiento intentará ubicarse en un punto medio entre estas dos posiciones, es decir, si bien existe una estructura social con límites propios, también los sujetos sociales pueden llegar a construir mecanismos y estrategias para moverse dentro de dichos límites. El objetivo es construir un puente que nos permita observar las limitaciones estructurales, pero también saltar a la vista los espacios de agencia social. Si el objetivo de las organizaciones indígenas es marcar su diferencia frente a la pretensión de homogeneidad, lo cual tiene una gran importancia, también se hace necesario conocer las repercusiones que esta lucha tiene hacia el mismo grupo. Entre las repercusiones fundamentales podemos observar la concerniente a las relaciones genéricas, pues la participación en procesos organizativos tiende a transformar en su forma más elemental la vida cotidiana, pues rompe en el espacio y en el tiempo los esquemas convencionales y los hábitos acostumbrados. La idea es conocer hasta dónde, cómo y de qué manera la reivindicación identitaria impacta en este sentido.

El trabajo de investigación aquí planteado se ubica en el análisis y el debate de la acción colectiva como un espacio social que nos permite hacer un puente entre la estructura y la agencia social. La idea es analizar un proceso organizativo de un grupo que se autoidentifica con una identidad específica dentro de un contexto urbano, con el propósito de indagar la repercusión de este proceso en las relaciones de género en el marco de la vida cotidiana.

La investigación estaría atravesada por cuatro ejes de análisis:

1)La identidad en el nuevo contexto de las políticas de reconocimiento

La instauración del multiculturalismo como política de reconocimiento ha dado lugar a nuevas reflexiones sobre los procesos identitarios, pues se teme que esto no esté resolviendo del todo el problema de la convivencia entre la diversidad, ya que pareciera que esta política está apuntando más bien a una nueva estigmatización de la identidad, pues sigue poniendo etiquetas a la diversidad. Para ubicar los intersticios de la propuesta multicultural es necesario comprender la confluencia de los discursos del estado, de los académicos y de los mismos actores sociales para definir la manera en que se van trazando las acciones que van definiendo las identidades.

En el marco de las políticas multiculturales los movimientos sociales parecen proyectar una confluencia de discursos con contenidos diversos en la búsqueda de acceso a los espacios de decisión, desde la identidad étnica, genérica, de clase o religiosa.

La contextualización histórica de los pueblos indígenas es un punto central del que parte mi propuesta para entender la identidad; dejando de lado con un juicio crítico los esencialismos o primordialismos y el instrumentalismo, la idea es buscar un punto medio entre la autenticidad mítica y la hibridez negativa que nos permita ser más explicativos en el momento de referirnos a la identidad étnica.

El punto medio al que me refiero es el constructivismo histórico, un modelo que toma en cuenta el contexto en que se construye la identidad, así como las relaciones de poder que hay de tras de ésta, situaciones que hacen de la identidad un proceso dinámico. Retomando el constructivismo histórico en el análisis de los indígenas en la ciudad de México es necesario hacer un recuento de la manera en que se dio el proceso de poblamiento de la ciudad por grupos indígenas, tomando en cuenta elementos económicos, sociales y culturales. Al mismo tiempo, se hace necesario hacer un análisis de las causas o motivos que han llevado a los indígenas a organizarse en la ciudad, así como, la relación que tienen estas organizaciones con otras en los lugares de origen. Además para el análisis de las relaciones de género es importante contextualizar la manera en que se han retomado y reformulado por las organizaciones indígenas los diferentes discursos en los que se debaten las relaciones entre mujeres y hombres, tales como el feminista, el religioso o el del Estado.

El constructivismo histórico nos abre la posibilidad de dar cuenta del contexto en que se construye la identidad (en sus dimensiones genérica, étnica y de clase), así como las relaciones de poder que hay detrás de ésta. El contexto nos permite ver los contrastes entre las identidades en una estructura dada, pero al mismo tiempo, nos ayuda a ubicar los espacios de agencia que le permiten al individuo contraponerse a los modelos culturales que se le imponen.

Una organización indígena permitirá, en primera instancia, ubicar a grupos que se autoidentifican dentro de esta categoría social en el ámbito de la vida urbana frente a autoridades y grupos de poder; analizando las relaciones interétnicas e intergénericas dentro de las organizaciones que me permitirán ver la transmisión y el manejo de los discursos de género dentro de la organización. Obliga a ver la reacción del estado y de las políticas públicas frente a las organizaciones indígenas, así como la forma en que construyen discursos de género.

2)El género en los procesos organizativos

Las condiciones sociales en el mundo contemporáneo han permitido a las mujeres aparecer en los movimientos sociales de una manera activa, aprendiendo a tomar la palabra, manteniendo organizaciones propias y haciendo conciencia sobre sus propias necesidades. Analizar la participación de las mujeres en los movimientos sociales y la repercusión que esto tiene en las relaciones de género tiene por objeto dejar de lado la idea de la mujer sometida, pasiva y victimizada. Los trabajos que se realizan en esta materia tienden a ver a las mujeres como sujetos dinámicos que participan desde su condición de género, de etnía y de clase. Sin embargo, las aportaciones hechas en este sentido tienden a ubicar a las mujeres en movilizaciones con carácter económico, explicando que ellas participan en acciones colectivas que vindiquen espacios que le son comunes al ámbito doméstico o privado, como la vivienda, los servicios, o el bienestar de su comunidad. Es decir, la incursión de las mujeres en el ámbito público obedece solamente a su condición de género y las transformaciones de la estructura no llegan a ser contempladas por los movimientos protagonizados por mujeres.¿A qué se debe esto? ¿Por qué a pesar de que en muchas de estás movilizaciones están presentes discursos sobre la transformación social, estos no logran implementarse en la práctica? Tal es el caso de la búsqueda de la igualdad entre los géneros.

La investigación pretende dilucidar los mecanismos que generan la desigualdad genérica en un contexto urbano de colectivos organizados que además son atravesados por la identidad étnica, con la idea de encontrar cuál o cuáles son los mecanismos que puedan ayudar a concientizar sobre formas alternativas de relación entre los sexos que permitan una plena democratización social, pero tomando en cuenta la diversidad.

Conocer las demandas indígenas hoy en día, es una tarea que se hace necesaria para observar ¿Cómo y en qué medida se presentan demandas con visión de género y qué repercusiones que están tendiendo en las organizaciones indígenas?

La presencia femenina en los movimientos indígenas en las condiciones del mundo contemporáneo ha permitido a las mujeres tomar la palabra a mantener organizaciones propias y a hacer conciencia sobre sus propias necesidades, pero ¿Qué esta pasando en la vida cotidiana a partir de la experiencia organizativa de las mujeres? ¿Cómo se colocan los hombres frente a la experiencia de las mujeres en el "ámbito público"? ¿Cuál es la reacción del Estado frente a esta experiencia organizativa?

3)La migración y el género en los procesos organizativos

La migración es un fenómeno que se hace necesario comprender en la investigación pues es una condición para la recomposición de la identidad en la ciudad, pues se ponen en práctica mecanismos de solidaridad y organización social para contactar, o porqué no, romper con los estilos de vida de sus lugares de origen poniéndolos en práctica en diferentes espacios.

La migración ha sido explicada desde las motivaciones de los individuos, pero también desde un enfoque estructural donde los flujos migratorios se conciben como estrategias de sobrevivencia. Al incorporar la perspectiva de género, entendiendo ésta como el análisis de las relaciones entre mujeres y hombres, se puede observar la manera en que "el género organiza las migraciones [...| cómo las relaciones sociales facilitan u obstaculizan el asentamiento y la migración de tanto mujeres como hombres"

La importancia de hacer una conexión del fenómeno migratorio y el género en los procesos organizativos es que me permitirá analizar las transformaciones de las mujeres y hombres indígenas en el contexto urbano y la manera en que se intentan reproducir los lazos comunitarios para reivindicar una identidad, pero sobre todo analizar los momentos de continuidad y ruptura que ocasionan tanto la migración como la experiencia organizativa en el ámbito de las relaciones genéricas.

Aquí las estrategias organizativas de los migrantes para no perder la identidad o reificarla debe ser vista en un contexto de "emergencia indígena" donde el grado y las formas de participación dependen del género, la edad y el estatus que caracteriza a los integrantes de colectivos de migrantes.

Las organizaciones de migrantes indígenas obedecen además de la reconstrucción o construcción de la identidad en el ámbito de la ciudad, a una serie de problemáticas que tienen que ver con la vida misma de la ciudad. Los migrantes indígenas se enfrentan en las ciudades a una constante relación de desigualdad y discriminación por su condición étnica, por lo cual, es de sumo interés entender las demandas propias de los indígenas urbanos que se entrelazan con una discusión sobre la "asimilación de la diversidad cultural en el contexto urbano [...| frente a un mundo de dificultades definidas como propias de este contexto tales como la violencia, la drogadicción, la delincuencia y otros problemas más". Demandas que son enunciadas de manera diferente según la posición social de los actores sociales.

4)La intersección entre la identidad de género y étnica

Desde la acción colectiva estoy interesada en analizar la manera en que las mujeres y hombres indígenas asumen, transforman o confrontan la forma en que se conciben las relaciones de género en la sociedad actual. Teniendo en cuenta que las identidades étnicas obedecen a un proceso social, cultural e histórico dentro del que se dan relaciones desiguales de poder de los grupos indígenas frente a un grupo hegemónico, tanto en relaciones entre mujeres y hombres dentro de los mismos colectivos étnicos.

La identidad genérica analizada desde los estudios antropológicos se concibe como un proceso de socialización en continuo movimiento, es decir, dinámico; que al mismo tiempo se entrecruza de manera compleja con otros procesos identitarios como son el étnico y el de clase. El trabajo realizado desde la antropología al enfatizar el aspecto social de la relación entre los géneros fue dando lugar a lo que desde la década de los setenta, aproximadamente, surgiera la "antropología de la mujer" cuyo principal objetivo, era recuperar a las mujeres como sujetos históricos, evaluando su presencia, su importancia y el significado que tienen en una sociedad y en un momento determinado.

La "antropología de la mujer" se centró sólo en el análisis desde y para las mujeres, buscando recuperar la presencia de éstas en diferentes aspectos de la vida social, dejando frecuentemente de lado la relación entre los géneros en sí, y cuestionando poco, por ejemplo, sobre las repercusiones de las distintas concepciones de masculinidad en la conformación de la feminidad en diferentes sociedades. El trabajo que desarrollaré pretende incorporar la perspectiva de género, viendo las relaciones entre las mujeres y los hombres con el fin de ver cuál es la dinámica en la que se asumen viejos esquemas de desigualdad o se transforman tomando en cuenta los contextos sociales e históricos.

La antropología feminista no niega la existencia de la opresión y subordinación de las mujeres en una estructura dada, sino que muestra en los estudios etnográficos los distintos niveles y diferentes maneras de ejercer la opresión y subordinación dependiendo del contexto cultural en que se manifieste. Así mismo, demuestra la importancia de introducir las relaciones de género como una dimensión fundamental en el análisis de cualquier sociedad.

La teoría antropológica y feminista plantean una serie de retos epistemológicos y metodológicos para abordar el tema de género. Visiones como el constructivismo histórico y los feminismos postcoloniales –ambas situadas en planos analíticos paralelos- pueden ayudarnos en este sentido, dejando de lado, en el primer caso el esecncialismo dado a las identidades y en el segundo, anulando las generalizaciones que olvidan los contextos y las distintas cosmovisiones de lo femenino y lo masculino.

Los trabajos que surgieron desde la antropología de la mujer permitieron visibilizar a las mujeres como sujetos históricos buscando en un primer momento encontrar el origen de la desigualdad entre los sexos; la antropología feminista dio un paso adelante marcando las diferencias de los contextos culturales en que se manifiesta la desigualdad asumiendo sin embargo, la existencia generalizada de la condición de subordinación y opresión de las mujeres, pero un adelanto más lo dio el feminismo postcolonial; visión epistemológica que aparece como una respuesta al feminismo liberal, hegemónico y dominante. El feminismo postcolonial hace una crítica al "feminismo occidental" como una nueva forma de "colonización intelectual", planteando que las teóricas en occidente no contemplan la identidad étnica y de clase, por lo que, apuntan a implantar una visión de género que no toma en cuenta las cosmovisiones y los contextos de mujeres con una identidad étnica y de clase diferentes.

El "feminismo occidental" se enmarca en una visión liberal del individuo y los derechos, por lo que las feministas postcoloniales argumentan que existen formas de conocer y de plantearse la feminidad y masculinidad al margen de la teoría liberal. El feminismo postcolonial visibiliza otro tipo de feminismos como el popular o el rural, que se plantean desde posiciones de clase y étnicas.

d) Objetivos

OBJETIVO GENERAL

Explorar la manera en que los procesos organizativos de migrantes indígenas en la ciudad de México han impactado sus identidades étnicas y genéricas influyendo o no en la re-organización de los roles de género.

OBJTIVOS ESPECÍFICOS

Analizar los procesos organizativos de los migrantes indígenas en la ciudad de México en el contexto de las políticas de reconocimiento.

Explorar la condición de género de mujeres y hombres dentro de los espacios organizativos de migrantes indígenas, así como, en los espacios cotidianos.

Ubicar la intersección entre la identidad de género y la étnica a partir de los procesos organizativos de indígenas migrantes.

e) Hipótesis

La migración trae consigo un enfrentamiento y un replanteamiento de las costumbres y tradiciones, de tal manera que las acciones colectivas de los migrantes indígenas tienden a intentar recuperar los espacios comunitarios para la reificación de su identidad dentro de las nuevas condiciones a partir del fortalecimiento de sus vínculos tanto en la ciudad como con sus lugares de origen, al mismo tiempo, la experiencia de participación de mujeres y hombres indígenas en estos procesos organizativos que reconstruyen la identidad étnica abre nuevas posibilidades en las dinámicas de la vida familiar y en los espacios de participación marcando rupturas y continuidades en las relaciones de género.

f) Método y técnicas

Este proyecto parte de que la identidad o las identidades forman parte de procesos históricos concretos, es decir, siempre circuscritas tanto en un eje de tiempo, como de espacio. Las identidades son dinámicas, por lo cual se hace necesario hablar de procesos identitarios.

La metodología aquí propuesta se nutre del estudio de las identidades desde la antropología, la cual exige en el estudio de la identidad como primer paso un análisis histórico concreto, ubicando por un lado las estructuras sociales, es decir, las instituciones que asignan identidades a través del deber ser; y por otro, desde las prácticas sociales que es lo que viven los sujetos sociales.

Me propongo entender el deber ser que asigna la condición étnica y de género de los indígenas migrantes en la ciudad, pero al mismo tiempo, se analizará el deber hacer de los sujetos para analizar todas las condiciones sociales por las que atraviesan para construir sus identidades (donde se analizará el papel de los procesos organizativos), con el fin de buscar la condición ideal y estereotipada y las maneras cómo se asumen y las viven los sujetos sociales. Se deberá insistir en tomar en cuenta las condiciones históricas, culturales, sociales, políticas y religiosas en que se construyen las identidades de los indígenas urbanos.

Se tomara la Asamblea de Migrantes Indígenas porque en este espacio confluyen organizaciones indígenas con diferentes oríegenes y una variedad de demandas. Cuatro son los campos que se van a tomar en cuenta para el análisis que aquí ocupa:

a)La Asamblea como espacio coordinador.

b)Las organizaciones que confluyen en la Asamblea.

c)Los espacios geográficos y políticos en que actúan las organizaciones.

d)Y, por último, la vida cotidiana de los miembros que representan a las organizaciones en la Asamblea.

El constructivismo histórico complementado con la metodología feminista, proponen una serie de pasos para el análisis de las identidades de género, que en este caso nos remite también a la étnica que consisten en analizar:

-CONSTRUCCIONES SOCIALES DE LAS CATEGORÍAS QUE ASIGNAN LA IDENTIDAD

-INSTITUCIONES QUE CONFIGURAN LA IDENTIDAD

-CONTRUCCIÓN SIMBÓLICO-CULTURAL DE LA IDENTIDAD

-INTERPRETACIONES INDIVIDUALES DE LA IDENTIDAD

(AUTOIDENTIFICACIÓN)

La etnografía de los espacios organizativos, se reconstruirá a partir del hacer de las personas, donde se ubicará, al mismo tiempo, las condiciones de género en distintos momentos y espacios, con el fin de localizar los conflictos e interpretaciones sobre los papeles, derechos y obligaciones socialmente atribuidas a mujeres y hombres, tanto en el contexto de la organización, como en el de la estructura familiar en la vida cotidiana.

La investigación se realizará solamente con un número limitado de individuos (mujeres y hombres) que tengan un cargo de dirección o coordinación de alguna área de la estructura de la organización, con quienes se hará un seguimiento de sus actividades dentro y fuera de la Asamblea, se buscará el correlato de las mujeres sobre los hombres y viceversa. Se utilizarán entrevistas a profundidad para obtener historias de vida, confrontando los relatos con la observación directa y contrastándolos con un análisis documental y teórico.

h) CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES:

En los ocho meses de investigación las actividades se organizarán de la siguiente manera:

Enero: Exposición del proyecto de investigación a la organización y establecimiento de contactos en la organización. Revisión documental y bibliográfica.

Febrero: Seguimiento de las actividades de los informantes. Revisión documental y bibliográfica.

Marzo: Realización de las entrevistas e historias de vida. Revisión documental y bibliográfica.

Abril: Revisión de los materiales obtenidos para la profundización de los puntos que no estén claros. Revisión documental y bibliográfica.

Mayo: Organización de la información de campo.

Junio: Organización de la información de campo y confrontación con la revisión documental y bibliográfica.

Julio: Redacción del documento final.

Agosto: Redacción del documento final.

Septiembre: Entrega de borrador de tesis.

BIBLIOGRAFÍA

Aceves, Jorge (1994) "Movimientos sociales: enfoques recientes y perspectivas" En: Revista Argumentos, No. 20, UAM-Azcaoptzalco, México, pp. 61-83.

ALBERTI, Pilar (1995) "Mujeres indígenas en organizaciones campesinas". En Raquel Barceló, María Ana Portal y Martha Judith Sánchez (Coord), Diversidad étnica y conflicto en América Latina, Ed. Plaza y Valdés-UNAM, México, pp. 81-105.

_____(1999) "La identidad de género y etnia. Un modelo de análisis", En: Nueva Antropología, Núm 55, México, pp. 105-130.

_____(2001)"Metodología de trabajo con mujeres indígenas desde la perspectiva de género", En: Lourdes García Acevedo (coord) El desarrollo rural. Un camino desde las mujeres, Red Nacional de Asesoras y Promotoras Rurales, México, pp. 33-67.

ARANGO, Luz Gabriela, Magdalena León y Mara Viveros (coords.) (1995) Género e Identidad: ensayos sobre lo femenino y lo masculino, Facultad de Ciencias Humans, Santa Fe de Bogotá.

ARDITI, Benjamín (1995) "La política después de la política" En: Silvia Bolos (coord.) Actores sociales y demandas urbanas, UIA/Plaza y Váldes, México, pp. 39-73.

ARIZPE, Lourdes (1975) Indígenas en la Ciudad de México: El caso de las ‘Marías’, SEP-SETENTAS, México.

ARTÍA Rodríguez, Patricia (2001) Desatar las Voces, Construir las Utopías: La Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas en Oaxaca", Tesis de Maestría en Antropología Social, CIESAS, México, D.F.

BARRERA Bassols, Dalia y Oehmichen Bazán, Cristina (2000) Migración y Relaciones de Género en México, UNAM-IIA/GIMTRAP, México.

BONFIL, Sánchez Paloma, Raúl Marcó del Pon Lalli (1999) Las mujeres indígenas al final del milenio, FNUAP y CONMUJER, México.

_____ y Elvia Rosa Martínez Medrano (coords.) (2003) Diagnóstico de la discriminación hacia las mujeres indígenas, Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, Colección Mujeres Indígenas, México.

CASTRO Apreza, Inés (2003) "Procesos organizativos y movimientos de mujeres en Chiapas. Un panorama contemporáneo" En: Anuario 2001 Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica, Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, Serie Ciencias Sociales y Humanidades, México, pp. 181-202.

DÍAZ-Polanco, Héctor y Consuelo Sánchez (2002) México Diverso. El debate por la autonomía, Siglo XXI, México.

_____(2004) El canon Snorri. Diversidad cultural y tolerancia, Universidad de la Ciudad de México, México.

ESCALANTE Betancourt, Yuri "La exclusión indígena de la membresía urbana" En: http://www.indigenasdf.org.mx/convivencia/convivencia01.doc

GONZALEZ, Montes Soledad (coord.) (1993) Mujeres y relaciones de género en la antropología latinoamericana, Colegio de México, México.

JELIN, Elizabeth (comp.) (1987) Participación, ciudadanía e identidad. Las mujeres en los movimientos sociales latinoamericanos, Instituto de Investigaciones de las Naciones Unidas para el Desarrollo Social. Programa de Participación, Ginebra.

_____(1990) "Citizenship and Identity: Final Reflectons" En: Elizabeth Jelin (ed.) Women and Social Change in Latin America, Zed Books, London.

HERNÁNDEZ Castillo, Rosalva Aída (1994) "Reinventing Tradition: The Women’s Law" in Akwe:Kon: A Journal of Indigenous Issues. Volume XI, Number 2, Cornell University Summer, pp. 67-71.

_____ (2003) "Repensar el Multiculturalismo desde el Género: Las luchas por el reconocimiento cultural y los feminismos de la diversidad" En: Revista Feminista La Ventana, Universidad de Guadalajara, pp. 7-39.

HONDAGNEU-Sotelo, Pierette (1994) Gendered Transitions: Mexican Experiences of Inmigration, Berkeley, University of California Press.

LAGARDE, Marcela (s/f) "Mujeres y hombres, feminidades y masculinidades al final del milenio", En: Una mirada feminista en el umbral del milenio. CEN-Mujer-Instituto de Estudios de la Mujer, Universidad Nacional, Heredia, Costa Rica, pp. 9-39.

_____(1997)"El género", En: Género y feminismo. Desarrollo humano y democracia, (Cuadernos Inacabados no. 25), Horas y Horas, Madrid, 2ª. Ed., pp. 9-88.

_____(1998) Identidad Genérica y Feminismo, Instituto Andaluz de la Mujer, Sevilla.

_____(2000)"Identidades Sincréticas. Diversidad y especificidad de las mujeres", En. Claves feministas para la autoestima de las mujeres, Horas y Horas, (Cuadernos inacabados 39), Madrid, pp. 43-63.

_____(2001) Los cautiverios de las mujeres: madresesposas, monjas, putas, presas y locas, UNAM, México.

LEMOS Igreja, Rebeca (2000) Derecho y diferencia étnica: La impartición de justicia hacia los indígenas migrantes en la ciudad de México, Tesis de Maestría en Antropología Social, CIESAS, México, D.F.

LEÓN, Magdalena (1994) Mujeres y participación política. Avances y desafíos en América Latina, TM Ediciones, Colombia.

LÓPEZ Moya, Martín de la Cruz (1999) Hacerse hombres cabales. Prácticas y representaciones de la masculinidad entre indígenas tojolabales en Chiapas, Tesis de Maestría en Antropología Social, CIESAS, San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

MANRIQUE, Miriam y Jahel López (2002) "El impacto de una organización vecinal. Unión de Colonos de Lomas de la Estancia, Tesis de Licenciatura en Etnología, Escuela Nacional de Antropología e Historia, México.

MASSOLO, Alejandra (1992) Por amor y coraje. Mujeres en movimientos urbanos de la ciudad de México, PIEM, Colegio de México, México.

MEJÍA, María y Sarmiento Sergio (1987) La lucha indígena: un reto a la ortodoxia, Siglo XXI, México.

MELUCCI, Alberto (1986) "Las Teorías de los Movimientos Sociales" En: Revista Estudios Políticos, Nueva Época, Vol. 5, No. 2, abril-junio, pp. 67-77.

_____(1991) "La acción colectiva como construcción social" En: Estudios Sociológicos, Vol. IX, No. 26, pp. 357-364.

_____(1997) "Movimientos sociales contemporáneos" En: Anuario de Espacios Urbanos, pp. 204-215.

_____(1999) Acción colectiva, vida cotidiana y democracia, COLMES-Centro de Estudios Sociológicos, México.

MOHANTY, Chandra Talpade (2004) "Bajo los ojos de occidente. Academia Feminista y Discurso Colonial" a publicarse en Liliana Suárez-Navaz y Rosalva Aída Hernández (editoras) Descolonizar el Feminismo: Discursos y Prácticas desde los Márgenes

MOLINEUX, Maxine (1985) "Mobilization without Emancipation? Women’s Interests, the State and Revolution in Nicaragua" En: Feminist Studies II (2), pp. 227-254.

_____( 1986)"Mobilization without Emancipation? Women’s Interests, the State and Revolution" En: Richard Fagen Carmen Diana Deere y José Luis Coraggio (eds.) Transition and Development: Problems of Third World Socialism, Monthly Review Press, New York.

MOORE, Henrietta L. (1991) Antropología y feminismo, Ed. Cátedra, Serie Feminismos, Madrid.

OLIVEIRA, Orlanda de (1984) "Migración femenina, organización familiar y mercados laborales en México" En: Comercio Exterior, Vol. 34, núm. 7, México.

PLIEGO Carrasco, Fernando (2000) Participación comunitaria y cambio social, Instituto de Investigaciones Sociales/Plaza y Valdés, México.

RAMÍREZ Sáiz, Juan Manuel (1984) "Los movimientos sociales urbanos en México: elementos para una caracterización" En: Nueva Antropología, Vol. VI, Junio, CONACYT/UAM-I, México, pp. 21-33.

_____(1998) "Trabajador y/o colono ¿una dicotomía en las luchas sociales?" En: Los movimientos sociales en el Valle de México, Casa Chata, Colección Miguel Otón de Mendizábal, Tomo II, México.

RAMOS, Escandón Carmen. (1992) "La nueva historia, el feminismo y la mujer" En: Ramos Escandón Carmen (comp.), Género e Historia: La Historiografía sobre la Mujer, UAM, Instituto Mora, México.

RIQUER Fernández, Florinda (1992) "La identidad femenina en la frontera entre la conciencia y la interacción social", En: Tarres, María Luisa (comp), La voluntad de ser. Mujeres en los noventa, Programa Interdisciplinario de Estudios de Género (PIEM), El Colegio de México, México, pp. 51-64.

ROSALDO, Michelle Zimbalist y Louise Lamphere (eds.) (1974) Woman, Culture, and Society, Stanford University Press, Stanford.

Sánchez Olvera, Alma Rosa (2002) El Feminismo Mexicano ante el Movimiento Urbano Popular. Dos expresiones de lucha de género (1975-1985), UNAM/Plaza y Valdés, México.

SÁNCHEZ, Martha Judith (1992) Teorías y análisis de la identidad social, INI/UNAM, México.

_____(1995) Diversidad étnica y conflicto en América Latina, UNAM/Plaza y valdés, México.

SEVILLA, Amparo (1997) "Trabajo doméstico y dirección política: ¿una antípoda para las mujeres?" En: Jaime Castillo y Elsa Patiño (coords.) Cultura política de las organizaciones y movimientos sociales, CIICH/UNAM, México.

STAVENHAGEN, Rodolfo (1992) "La cuestión étnica algunos problemas metodológicos" En: Estudios Sociológicos X:28; pp. 53-76.

STEPHEN, Lynn (1997) Women and Social Movements in Latin America. Power from Below, University of Texas Press, Austin.

SUÁREZ Navaz, Liliana Género, migración y cambio: una perspectiva trasnacional, (mimeo)

TOURAINE, Alain (poner ficha)

WALLACH, Scott Joan (1992) "El problema de la invisibilidad" en: Ramos Escandón Carmen (comp.), Género e Historia: La Historiografía sobre la Mujer, UAM, Instituto Mora, México.

WARMAN, Arturo (2003) Los indios mexicanos en el umbral del milenio, Fondo de cultura Económica, México.

WILLEM Assies (1999) "Pueblos indígenas y reforma del estado en América Latina" en Assies Willem, Gemma van der Haar y André Hoekema El reto de la diversidad, El colegio de Michoacán.

YAGANISAKO, Sylvia Junko y Jane Fishburne Collier (eds.) (1987) Gender and Kinship: Essays toward a Unified Analysis, Stanford University Press, Stanford.

ZUÑIGA Zenteno, María Estrella (2003) "Algunas reflexiones sobre lo femenino y lo masculino" En: Anuario 2001 Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica, Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, Serie Ciencias Sociales y Humanidades, México, pp. 181-202.

PÁGINAS WEB:

http://www.indigenasdf.org.mx/asamblea.php

 

 

 

 

 

 

ÿ