Breve descripción del tema de mi proyecto para el curso Globalización y Pueblos Indígenas:

 

Me propongo indagar en la internet la información accesible acerca de las organizaciones no gubernamentales (u organizaciones de la sociedad civil), y redes de la sociedad civil que estén impactando en la Costa de Oaxaca, México. Específicamente aquéllas que integren en sus objetivos de trabajo dos perspectivas: desarrollo sustentable y equidad de género.

 

El interés por esta indagación se relaciona con mi proyecto de tesis de la maestría, que se trata de el estudio etnográfico de la experiencia organizativa para la producción de un grupo de mujeres de El Tomatal, en la Costa de Oaxaca. Las implicaciones sociales individuales, familiares, locales y regionales de la organización como cooperativa, y su pertenencia a la Red Nacional de Cooperativas Rurales Sustentables Bioplaneta. Y las interconexiones entre lo global y lo local en relación con las dos perspectivas señaladas.

 

Mi interés en este proyecto del curso Globalización y Pueblos Indígenas es situar el surgimiento de grupos y sociedades cooperativas en la Costa de Oaxaca en el contexto amplio de organismos civiles que están incidiendo de manera alternativa al trabajo de las secretarías de estado a las que conciernen las dos perspectivas mencionadas.

 

En México, redes de la sociedad civil, nacionales e internacionales, están realizando trabajo con los objetivos de integrar dos perspectivas: la de desarrollo sustentable y la de equidad de género. Pero ¿qué información al respecto se encuentra consultable en internet?, ¿qué discursos se manejan respecto a esas perspectivas en un medio de tanto alcance como la intenet? Asomémonos a ésta.....

 

¡Ajá, hemos encontrado algo!

 

 

Organizaciones de la Sociedad Civil que están trabajando en la Costa de Oaxaca con dos perspectivas: desarrollo sustentable y equidad de género.

 

La crisis ambiental que afecta a la sociedad global se ha convertido en un asunto estratégico para tratar de proponer soluciones, junto con una propuesta de sustentabilidad, a las diferentes formas de inequidad, entre ellas las de género. Y es que para detener problemas globales macro se trata de atender lo micro, y por eso se han extendido redes y se han tratado de extender vínculos globales con lo local.

 

La propuesta de un modelo de desarrollo sustentable está centrada en la construcción de un nuevo tipo de relación entre los seres humanos y de estos con el medio ambiente natural. Esta manera distinta de interactuar se caracteriza por la conservación de la biodiversidad, un uso sostenible de los recursos naturales, la equidad en la convivencia social y el mejoramiento de la calidad de vida humana, como fin supremo de todas las acciones del desarrollo (Grajeda, 1994). Y la perspectiva de género que se ha incorporado al enfoque de desarrollo sustentable en la planeación de los programas que buscan incidir en las diferentes regiones de México –y del mundo-, manifiestan una preocupación por interrogarse acerca de cómo se reproduce la desigualdad entre hombres y mujeres, en qué espacios se constituye y cómo se relaciona con otros componentes que, para los organismos e instituciones implementadores de tales programas, resultan esenciales para el desarrollo. De este modo, para la CEPAL, por ejemplo, “el diseño de las futuras políticas públicas y estrategias destinadas a paliar la pobreza –preocupación fundamental del desarrollo- no puede prescindir de las mujeres por tres motivos fundamentales. Primero, porque están mayoritariamente representadas entre los sectores más deprimidos y deteriorados por la crisis. Segundo, porque las mujeres han demostrado capacidad de acción e interlocución al plantear sus demandas para superar su condición en materia de vivienda, salud, educación, y su experiencia de “institucionalidad” desde el micronivel social constituye una gran arma para el desarrollo. Tercero, porque las mujeres deben poder tomar decisiones sobre todas aquellas acciones dirigidas a solucionar problemas que les atañen directamente” (CEPAL, 1993:37).

 

Los organismos internacionales que trabajan con las organizaciones de la sociedad civil por la integración de las perspectivas mencionadas en sus diversas formas de impacto nacional, regional y local, lo hacen tratando de sensibilizar, concienciar y comprometer a los diversos actores sociales a que replanteen la organización de la sociedad en pro de una mayor equidad entre hombres y mujeres y en pro de alcanzar el desarrollo sustentable. Y una manera de hacerlo es dirigiendo esfuerzos para lograr una mayor representación de las mujeres en todos los niveles del poder, y potenciar así su participación en una sociedad que, conforme a la definición de desarrollo, sea más moderna.

 

La existencia de organizaciones de la sociedad civil en México se enmarca en la construcción de un modelo de sociedad en el que, de manera alternativa –y a veces conjunta- a las responsabilidades, tareas y programas del estado, tales organizaciones inciden en los órdenes económico, político y social a través de acciones que frecuentemente se traducen en la constitución de nuevos actores sociales o en apoyo de ellos  -como en el caso de la formación de una cooperativa de mujeres en El Tomatal.

 

En México, uno de los estados que presenta los cuadros de marginalidad más altos es Oaxaca (INEGI, 2000). El estado está dividido en ocho regiones de las cuales la región Costa se caracteriza a su vez por altos índices de marginalidad (Oaxaca Demográfica, 2003). No es casual, entonces, que para el año 2000 prácticamente todo el estado de Oaxaca estuviera cubierto por la labor de más de 200 organizaciones civiles en diferentes rubros: asistencia, comunicación, cultura, desarrollo, educación, justicia y derechos humanos, salud, medio ambiente y género.

 

 

Al realizar una exploración en la red, si bien no exhaustiva, sí suficiente, he encontrado que hay asociaciones civiles trabajando en diferentes rubros. Enfocando la búsqueda a aquéllas que trabajan por el desarrollo sustentable y la equidad de género en la Costa de Oaxaca, la internet nos conduce hacia la Red Bioplaneta, Ashoka, A. C., Ecosolar, A. C., Asociación Mexicana de Turismo, Aventura y Ecoturismo, La Neta S.C., Instituto de la Mujer Oaxaqueña, entre otras muchas organizaciones de la sociedad civil, incluídas en un Directorio de Organismos vinculados con el Medio Ambiente y el Manejo de Recursos Naturales, que se encuentra igualmente consultable.

 

¿Qué tiene en común los trabajos que efectúan esas organizaciones de la sociedad civil? En primer lugar, un discurso y filosofía desarrollista que coincide con los intereses de instituciones y organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. En segundo lugar, en su discurso se plantea un modelo de desarrollo -sustentable- si y sólo si se produce un cambio en las relaciones de género históricamente establecidas, considerando que éstas contradicen dos de sus principios esenciales: la equidad y el mejoramiento de la calidad de vida humana.